Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Administración Financiera

Aprenda más sobre presupuesto, ahorro, y cómo llevar una vida financiera balanceada con los recursos con que cuenta.
Lee más

Tú eres la mejor inversión

Seguramente has escuchado de la importancia de invertir y cómo esto puede incrementar tus ganancias. Muchos recomiendan invertir en la bolsa, en bienes raíces, en algún negocio, pero ¿has considerado invertir en ti? Te invitamos a que reflexiones sobre qué habilidades podrías fortalecer o qué conocimientos necesitas adquirir para dar el siguiente paso en tu trayectoria profesional.

Habilidades personales
Tú mejor que nadie conoce cuáles son tus fortalezas y las debilidades que podrías mejorar. Sé honesto al hacer una autoevaluación, pero también toma en cuenta los comentarios de la gente cercana. Por ejemplo, si siempre has sido impuntual, tal vez sería conveniente tomar un curso de administración del tiempo. O bien, si te enojas con facilidad, consulta libros o especialistas para el manejo de las emociones. Te estarás enriqueciendo como persona, pero también mejorarán tus relaciones.

Conocimientos
Analiza el campo técnico y profesional. Piensa qué conocimientos te gustaría adquirir o cuáles son necesarios para tu trabajo. En muchas ocasiones, no podemos aspirar a un ascenso porque nos faltan ciertos conocimientos, como dominio de un idioma, manejo de personal o alguna certificación. Piensa que lo invertido en cursos y talleres, podrás disfrutarlo a mediano plazo con un incremento de sueldo o un mejor puesto.

Adquirir nuevos conocimientos te sirven para poner un negocio o para independizarte. Por ejemplo, puedes tomar un curso de carpintería y hacer tú mismo las reparaciones en el hogar. O si te gusta cocinar, toma un curso formal y profesionaliza tus habilidades.

El conocimiento siempre enriquece a la persona y es importante mantenerse actualizado en su campo de especialidad. De esta forma, mantienes tu competitividad y podrás combinar la experiencia de muchos años, con la información más innovadora y reciente.

Sanos y fuertes
La salud es un área indispensable en la que debes invertir. Mantener tu cuerpo y tu mente en armonía son condiciones elementales para un buen desempeño personal y profesional. Empieza por cuidar tu dieta. Recuerda que somos lo que comemos y, por lo tanto, debes mantener una alimentación balanceada de acuerdo a tus requerimientos personales. Nunca realices dietas sin la asesoría de un profesional.

Recuerda que tu cuerpo es tu principal herramienta de trabajo. Cuídalo y mantenlo en buenas condiciones. Visita a tu médico siempre que sea necesario y no desestimes cualquier malestar que se presente. Los chequeos resultan muy importantes para detectar a tiempo los padecimientos y evitar complicaciones mayores.

También considera implementar alguna rutina de ejercicio. No sólo mantendrá tu cuerpo en forma, sino que el ejercicio es un liberador natural de tensiones y estrés. Busca la asesoría de un profesional y considera los exámenes médicos necesarios. Siempre es importante elegir el ejercicio que más se adapte a tu condición personal.

Como en cualquier inversión, debes evaluar de forma estricta qué beneficios te traerá y cuánto tiempo podrás disfrutarlos; la relación costo-beneficio debe mantenerse en equilibrio, para que la inversión valga la pena.

Pon los pies en la tierra y establece metas realistas y posibles; piensa que la inversión es una herramienta para lograr tus objetivos. No olvides que, al igual que muchas otras actividades, invertir en ti mismo requerirá tiempo, esfuerzo y constancia. La medida de tu desarrollo la determinas tú.