Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

El costo de oportunidad de nuestro dinero

Los instrumentos de ahorro no líquido son aquellos cuyo plazo de vencimiento o canje restringe la disponibilidad inmediata del dinero, lo que los hace convenientes para mantener el ahorro seguro de gastos inesperados. Entre estos instrumentos se encuentran los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) o los Bonos de la Tesorería de la Federación (Tesobonos), asimismo, está el papel comercial.

Cómo funcionan
El papel comercial es un título de crédito o pagaré negociable sin garantía específica, emitido por sociedades anónimas y/o mercantiles que cuentan con la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), cuyas acciones se cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), y son adquiridas por personas físicas, bancos, compañías de seguros, fondos de pensiones, y algunas empresas industriales que desean invertir a corto plazo sus recursos excedentes temporales.

Normalmente, este instrumento tiene un plazo de vencimiento medio, que es de tres a seis meses, aunque en algunas ocasiones se ofrecen emisiones de nueve meses o un año.

Una casa de bolsa o institución financiera actúa como intermediario y coloca entre sus clientes el papel comercial. No se requiere un saldo mínimo, su precio es bajo y su denominación puede ser en pesos o en moneda extranjera.

Los principales tipos de papel comercial son:
Quirográficos. No tienen una garantía específica, pero están respaldados por todo el patrimonio de la sociedad o empresa emisora, por su solvencia económica y su prestigio.

Avalado. Se da como garantía el aval de una institución de crédito, o bien, se expide una fianza de una compañía afianzadora o de una institución bancaria.

Indexado. Es el papel comercial denominado en moneda nacional y sujeto al tipo de cambio libre de venta del dólar estadounidense.

El destino del papel comercial es financiar las necesidades de capital de trabajo de quien los emite. Debido a que se colocan entre el público inversionista a tasa de descuento, su rendimiento se determina por el diferencial entre el precio al que se adquieren y al que se venden. Por ello, también se consideran como fuentes de financiamiento a corto plazo.

Fuente alternativa de recursos
Las personas pueden considerar la utilización del papel comercial como fuente de recursos a corto plazo, no sólo porque es menos costoso que el crédito bancario, sino también porque constituye un complemento de los préstamos bancarios usuales.

Debemos recordar siempre que el papel comercial se usa primordialmente para financiar necesidades de corto plazo (como en el caso del capital de trabajo), y no para financiar activos de capital a largo plazo.

Desventajas

  • Las emisiones de papel comercial no son títulos garantizados, por lo que es importante evaluar bien al emisor. Debido a esta característica, el papel comercial ofrece rendimientos mayores y menor liquidez.
  • Deben ir acompañados de una línea de crédito o una carta de crédito en dificultades de pago.

Uso del papel comercial El papel comercial se clasifica de acuerdo con los canales a través de los cuales se vende, con el giro operativo del vendedor o con la calidad del emisor. Es posible que sea vendido a través de un agente, quien a su vez lo revende a sus clientes a un precio más alto. Por lo general, retira una comisión sobre el importe total por manejar la operación.

El papel se puede clasificar como de primera calidad y de calidad media. El de primera calidad es el emitido por el más confiable de todos los clientes, mientras que el de calidad media es el de emisores menos confiables.

En algunos casos, la emisión va acompañada por una línea de crédito o por una carta de crédito, preparada por el emisor para asegurar a los compradores que, en caso de dificultades con el pago, podrá respaldar el papel mediante un convenio de préstamo con el banco. Esto se exige algunas veces a las empresas de menor calidad cuando venden papel, y aumentan la tasa de interés real.