Tu asesor financiero personal

Síguenos

Facebook Twitter Twitter

Conviértete en un guardián de las finanzas

Se parte del poderoso plan de Rocket y los Guardianes de la Galaxia y conviértete en un superhéroe ahorrador.
Lee más

Cómo funciona la probabilidad en las finanzas

En el mundo, existen fenómenos conocidos y fenómenos que no podemos predecir con exactitud. Por ejemplo, si dejamos caer un objeto desde una cierta altura y tomamos en cuenta su volumen, peso, forma, resistencia del viento, etcétera, podemos saber cuánto tardará en caer y en dónde lo hará. Este fenómeno se conoce como experiencia determinista. Si lanzamos una moneda al aire, por el contrario, no podemos saber de qué lado va a caer. Esto se conoce como experiencia aleatoria.

En términos generales, la probabilidad es un estudio que mide la frecuencia con la que se obtiene un cierto resultado cuando se lleva a cabo una serie de experimentos aleatorios con características conocidas y controladas. Para estudiar la probabilidad deben tenerse en cuenta todos los posibles resultados del experimento en cuestión.

Así pues, como en el caso de la moneda en la teoría de la probabilidad, se utiliza para saber que, si se lanza la misma moneda cien veces con el mismo impulso, sobre la misma superficie y sin ningún cambio, ésta caerá cincuenta veces sobre una cara y cincuenta sobre la otra. En este caso, la probabilidad no nos puede hacer saber de qué lado va a caer la moneda, pero sí nos indica que existe un cincuenta por ciento de probabilidad de que caiga de un lado o del otro. Si se trata de un dado, por ejemplo, cada número sólo tiene una sexta parte de probabilidad de caer; por lo que resulta más difícil que un mismo lado se repita varias veces.

¿Para qué sirve la probabilidad?
La teoría de la probabilidad es un instrumento muy útil para predecir la frecuencia con que ocurren ciertos fenómenos, por lo que se utiliza frecuentemente en ciencias exactas, como la física o las matemáticas. Con el paso de los siglos y la modernidad de los tiempos, el estudio de la probabilidad se ha asociado a la estadística y, por supuesto, a las finanzas.

¿Cómo se usa la probabilidad en finanzas?
En términos financieros, de acuerdo con el diccionario financiero y de inversión de McGraw Hill, la probabilidad es “el valor fijo límite hacia el que tiende a aproximarse la frecuencia de aparición de un resultado cuando crece el número de observaciones que se realizan en circunstancias similares".

Lo anterior quiere decir que, en el mundo de las finanzas, la probabilidad está asociada a la recurrencia de un cierto resultado cuando se analiza a gran escala un mismo instrumento o situación financiera.

Si retomamos el ejemplo de las monedas y los dados y lo aplicamos a una inversión, entenderemos mejor el manejo de la probabilidad financiera. En el mundo de las inversiones, existen muchos expertos que se dedican a realizar mediciones sobre la frecuencia con que ocurren determinados fenómenos. Los inversionistas utilizan estos estudios para analizar mejor sus posibles negocios. Así pues, si existe un estudio que nos revela que la posibilidad que tiene una determinada acción de subir es de treinta y cinco por ciento, esto nos da a entender que tiene un sesenta y cinco por ciento de probabilidad de descender, lo cual nos habla de mayor riesgo al momento de invertir.

Por lo general, cuando una inversión tiene más riesgo, sus ganancias potenciales son mayores. Los estudios de probabilidad nos ayudan a determinar precisamente el riesgo que existe.

En el mercado de valores ocurre un fenómeno similar al de las apuestas en los deportes, las carreras de autos o los caballos. Cuando se apuesta dinero al favorito para ganar, la ganancia es menor que cuando se apuesta al peor calificado de la lista. De la misma forma, el riesgo es más grande cuando se pone el dinero en el perdedor, puesto que tiene menos probabilidades de ganar.

Conclusiones
Los estudios de probabilidad nos permiten predecir, en cierta medida, los comportamientos de las inversiones, o al menos, las posibles ganancias o pérdidas en cualquier caso. Esto resulta muy útil para decidir cuándo invertir o no y de qué manera hacerlo.

Es importante recordar que las leyes de probabilidad están vinculadas de manera directa a los riesgos de pérdida, por lo que, las inversiones con pocas probabilidades de éxito, suelen ser las que paguen mejor si llegan a ser exitosas. Sin embargo, no hay que perder de vista que el riesgo es un factor determinante para elegir una inversión. No es recomendable poner en peligro el patrimonio con la esperanza de ganarle a la probabilidad o de contradecir los pronósticos. Un riesgo de inversión adecuado dependerá de la situación individual de cada persona y sus necesidades específicas. Por ello, es crucial el asesorarse de manera apropiada y diversificar las inversiones.

Referencias:
Aguer, Mario y Manuel Ahijado (editores). Diccionario de economía general y empresa. Madrid: Pirámide, 2003. Morchón Morcillo, Francisco y Rafael Isidro Aparicio. Diccionario de términos financieros y de inversión. Tercera edición. Mc Graw Hill, Madrid, 2006.